espondilolistesis que es

Qué es la espondilolistesis y cuál es su tratamiento

La espondilolistesis es una afección de la columna vertebral que puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. En este artículo, exploraremos en profundidad qué es la espondilolistesis y el papel que desempeña el tratamiento mediante la fisioterapia

¿Qué es la espondilolistesis?

La espondilolistesis es un deslizamiento hacia adelante de una vértebra sobre la vértebra inferior. Esto puede causar una compresión de los nervios espinales y resultar en dolor y otros síntomas. La afección puede ocurrir en cualquier parte de la columna vertebral, pero es más común en la región lumbar (parte baja de la espalda).

Tipos de espondilolistesis

Existen varios tipos de espondilolistesis, clasificados según su causa:

  • Espondilolistesis degenerativa: Ocurre debido al desgaste relacionado con el envejecimiento de los discos intervertebrales y las articulaciones facetarias.
  • Espondilolistesis displásica: Se debe a un defecto congénito en la formación de las vértebras, lo que puede llevar a un deslizamiento.
  • Espondilolistesis ístmica: Resulta de fracturas por estrés en una parte específica de la vértebra llamada pars interarticularis.
  • Espondilolistesis traumática: Causada por una lesión o trauma que provoca la fractura o deslizamiento de una vértebra.
  • Espondilolistesis patológica: Derivada de enfermedades que debilitan los huesos, como la osteoporosis o los tumores.

Síntomas principales

Los síntomas de la espondilolistesis pueden variar según la severidad y la localización del deslizamiento vertebral. Los síntomas más frecuentes incluyen:

  1. Dolor en la parte baja de la espalda: Este es el síntoma más usual y puede irradiar hacia las piernas, una condición conocida como ciática y similar a los síntomas de la lumbalgia.
  2. Rigidez y tensión muscular: Especialmente después de períodos de inactividad, como al despertar por la mañana.
  3. Dolor al estar de pie o caminar: El dolor a menudo mejora al sentarse o inclinarse hacia adelante.
  4. Debilidad muscular: En las piernas, lo que puede afectar la movilidad y el equilibrio.
  5. Entumecimiento y hormigueo: En las extremidades inferiores debido a la compresión nerviosa.

En algunos casos, la espondilolistesis puede ser asintomática y detectarse solo a través de estudios de imagen realizados por otras razones. Sin embargo, cuando los síntomas están presentes, pueden ser debilitantes y afectar significativamente la calidad de vida.

Causas de esta afección

La espondilolistesis puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo:

  1. Degenerativa: El envejecimiento y el desgaste de los discos y las articulaciones vertebrales pueden debilitar la columna y provocar un deslizamiento.
  2. Displásica: Un defecto congénito en la formación de las vértebras puede hacer que una vértebra se deslice sobre otra.
  3. Ístmica: Fracturas por estrés en la pars interarticularis, una parte específica de la vértebra, pueden llevar a un deslizamiento.
  4. Traumática: Lesiones o traumas que causan la fractura o deslizamiento de una vértebra.
  5. Patológica: Enfermedades que debilitan los huesos, como la osteoporosis o los tumores, pueden causar espondilolistesis.

Factores de riesgo adicionales incluyen actividades que imponen estrés repetitivo en la columna vertebral, como la gimnasia, el levantamiento de pesas y otros deportes de alto impacto, además de la inactividad física que desacondiciona la salud vertebral y el correcto funcionamiento de la misma.

Grados de la espondilolistesis

La espondilolistesis se clasifica en grados según el porcentaje de deslizamiento de la vértebra afectada sobre la vértebra inferior:

  • Grado I: Desplazamiento de hasta el 25%.
  • Grado II: Desplazamiento entre el 26% y el 50%.
  • Grado III: Desplazamiento entre el 51% y el 75%.
  • Grado IV: Desplazamiento entre el 76% y el 100%.
  • Grado V (Espondiloptosis): La vértebra ha deslizado completamente hacia adelante, perdiendo contacto con la vértebra inferior.

La clasificación del grado de espondilolistesis es crucial para determinar el tratamiento adecuado y evaluar el pronóstico del paciente.

Diagnóstico

El diagnóstico de la espondilolistesis generalmente implica una combinación de evaluación clínica y estudios de imagen.

Evaluación clínica

El fisioterapeuta debe realizar un examen físico detallado con el fin de evaluar los síntomas y las limitaciones funcionales del paciente. En este examen físico incluiremos pruebas de movilidad, fuerza muscular y reflejos con el fin de detectar una posible afectación nerviosa.

Estudios de imagen

Los estudios de imagen son esenciales para confirmar el diagnóstico y determinar el grado de deslizamiento. Las pruebas más comunes incluyen:

  • Radiografías: Muestran el alineamiento de las vértebras y la presencia de deslizamiento.
  • Tomografía Computarizada (TC): Proporciona imágenes más detalladas de las estructuras óseas.
  • Resonancia Magnética (RM): Utilizada para evaluar los tejidos blandos y la compresión de los nervios.

Tratamiento con fisioterapia

El tratamiento de la espondilolistesis a menudo incluye fisioterapia para aliviar los síntomas, mejorar la movilidad y fortalecer la columna vertebral. Contar con un experto en fisioterapia es una parte integral del manejo de esta condición y de la mejora de la calidad de vida del paciente. Los componentes clave que incluiremos en el tratamiento de esta afectación serán los siguientes:

Evaluación inicial

El fisioterapeuta realizará una evaluación detallada para determinar el grado de espondilolistesis, la severidad de los síntomas y las limitaciones funcionales del paciente. Esta evaluación incluye:

  • Historia Clínica: Revisión de síntomas, actividades diarias y factores desencadenantes del dolor.
  • Examen Físico: Evaluación de la movilidad, fuerza muscular, reflejos, postura y alineación de la columna vertebral.

Ejercicio aeróbico de bajo impacto

Los ejercicios aeróbicos de bajo impacto como la bicicleta, entre otras opciones pueden ser una buena opción para mejorar la condición cardiovascular sin poner una tensión excesiva en los tejidos afectados en las fases más agudas de la patología.

Terapia manual

La terapia manual puede incluir masajes, movilizaciones articulares y técnicas de liberación miofascial para reducir el dolor y mejorar la movilidad. Algunas técnicas utilizadas son:

  • Masaje de tejido profundo: Alivia la tensión muscular y mejora la circulación.
  • Movilización articular: Mejora la movilidad y reduce el dolor en las articulaciones afectadas.

Modalidades físicas

Con el objetivo de aliviar el dolor y reducir la inflamación. Ejemplos de estas modalidades incluyen terapias no invasivas que resultan en un refuerzo positivo para el paciente.

  • SIS (Sistema Super Inductivo): mediante la generación de campos electromagnéticos que inducen contracciones musculares repetitivas, este sistema puede ayudar a reducir el dolor, mejorar la circulación y el trofismo de los tejidos.
  • INDIBA: este sistema puede proporcionar un alivio significativo del dolor. La radiofrecuencia ayuda a reducir la inflamación y mejorar la circulación, acelerando el proceso biológico de curación del tejido.

Plan de ejercicios en casa

El fisioterapeuta diseñará un plan de ejercicios personalizado que el paciente pueda realizar en casa para mantener los beneficios obtenidos durante las sesiones de fisioterapia. Los planes de ejercicio domiciliario siempre serán individuales y diseñados para cada persona, ya que cada paciente vive la patología de una manera, por lo que su tratamiento también debe estar acorde.

Seguimiento y ajustes

Es crucial un seguimiento regular para ajustar el plan de tratamiento según la evolución del paciente y garantizar una recuperación óptima. El fisioterapeuta evaluará periódicamente el progreso del paciente y realizará los ajustes necesarios para optimizar los resultados.

La espondilolistesis es una afección compleja que requiere un enfoque de tratamiento integral. La fisioterapia desempeña un papel esencial en el manejo de los síntomas y la mejora de la función y la calidad de vida de los pacientes. Con un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado, los pacientes pueden experimentar una reducción considerable del dolor y una mejoría en su capacidad funcional.

Es importante recordar que cada caso de espondilolistesis es único, y el tratamiento debe ser adaptado a las necesidades específicas de cada paciente. La colaboración entre el paciente, el fisioterapeuta y otros profesionales de la salud es fundamental para lograr los mejores resultados posibles. Si sospechas que puedes tener espondilolistesis o estás experimentando síntomas relacionados, no dudes en visitarnos y estudiaremos tu caso. En Gravity tu salud y bienestar es nuestra prioridad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *