tca sintomas

Signos de alarma en la conducta alimentaria

¿Qué son los TCA?

Los trastornos de la conducta alimentaria se caracterizan por un patrón de alimentario alterado (restricción alimentaria, tener un impulso irresistible por comer, etc.), junto con una serie de comportamientos para “compensar” los efectos de la ingesta (ejercicio excesivo, vomitar, etc.), consecuencia del control que la persona ejerce sobre su cuerpo y lo que come. En este artículo, te mostramos cuáles son los principales síntomas de un TCA y cuál es su tratamiento.

Factores de riesgo del TCA

Simplificar la causalidad de los trastornos de la conducta alimentaria a dos grandes factores como lo biológico y lo psicológico sería reduccionista. A estos dos factores será esencial incluir la interacción de la persona con sus cambios socio-ambientales.

  • Vulnerabilidad genética y biológica:
    • Factores perinatales y complicaciones neonatales como anemia materna y cardiopatías neonatales
    • Genes alterados como el polimorfismo de genes relacionados con el sistema serotoninérgico, clave en la regulación de la ingesta, peso, humor y control de impulsos.
  • Vulnerabilidad psicológica:
    • Alta evitación conductual y emocional al daño en situaciones de amenaza e incertidumbre.
    • Rasgos perfeccionistas, obsesivos y compulsivos.
    • Intrusiones cognitivas.
    • Funciones ejecutivas alteradas, por ejemplo, la tendencia a fijarse más en los detalles que en la totalidad.
    • Sesgos relacionados con el procesamiento de la información relacionada con el cuerpo y la comida.
    • Abuso psicológico, físico y sexual.
  • Factores socioculturales: el papel de los medios y redes que difunden un ideal delgado de belleza, la transmisión de valores de belleza en la familia y amistades, etc. Estos factores contribuyen, a su vez, al desarrollo de distorsiones cognitivas, conocidas como la docena sucia de la imagen corporal.

Síntomas del TCA o Trastorno de la Conducta Alimentaria

A pesar de las diferencias, la anorexia y bulimia nerviosas comparten una sintomatología común que es la sobrevaloración que hace la persona del peso y forma corporales en su valía como individuo.

  • Anorexia nerviosa
    • Aspectos físicos y somáticos: hipotermia, lanugo, bradicardia, amenorrea, hipoglucemia, etc.
    • Aspectos comportamentales: restricción alimentaria, rituales relacionados con la comida, contar calorías, purgas, cumplimentación estricta de dietas, ayuno, ejercicio físico rígido, evitación de actividades (mirarse al espejo), lugares (piscinas, gimnasios) y posturas (sentarse) y llevar a cabo rituales de comprobación (camuflar determinadas zonas corporales).
    • Aspectos cognitivos: ideas sobrevaloradas como la relación entre la delgadez y el éxito, pensamientos automáticos negativos sobre el cuerpo, distorsiones cognitivas como el pensamiento dicotómico y la abstracción selectiva.
    • Aspectos emocionales: humor depresivo, irritabilidad, ansiedad, asco, etc.
  • Bulimia nerviosa
    • Aspectos físicos y somáticos: alteraciones dentales, callos en los dedos (signo de Russell), agrandamiento de la glándula parótida.
    • Aspectos comportamentales: contar calorías, esconder alimentos, urgencia por comer, purgas, cumplimentación estricta de dietas, ayuno, ejercicio físico rígido, evitación de actividades (pesarse, mirarse al espejo), lugares (piscinas, gimnasios) y posturas (sentarse) y realizar rituales de comprobación (camuflar determinadas zonas corporales).
    • Aspectos cognitivos que son compartidos con la anorexia (ver apartados anteriores)
    • Aspectos emocionales compartidos con la anorexia nerviosa, destacando el sentimiento de culpa.

Signos de alarma en el comportamiento

  • Tendencia al aislamiento de familiares y amistades.
  • Evitar planes en los que el cuerpo esté expuesto como ir a la playa.
  • Visitas más frecuentes al baño justo después de comer.
  • Aumento excesivo del ejercicio físico.
  • Uso de ropa ancha.
  • Pesarse más frecuentemente.

Signos de alarma en la alimentación

  • Eliminación de alimentos que antes formaban parte de su dieta diaria.
  • Disminución de las cantidades de comida.
  • Ingesta rápida y de grandes cantidades de comida.
  • Toma de control repentina de las comidas. Por ejemplo, hacer la compra y buscar recetas.
  • Ocultación de alimentos.
  • Preferencia por comer a solas.

Signos de alarma sobre la apariencia física

  • Cambios significativos en el peso corporal.
  • Debilidad muscular.
  • Deterioro del esmalte dental, piel, uñas y cabello.
  • Aspecto cansado o fatigado.
  • Otorgar excesiva importancia a su aspecto físico.
  • Comprobaciones corporales.
  • Comparaciones constantes con el físico de los demás.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden variar según el tipo específico de TCA y su gravedad. Además, la apariencia física no siempre refleja completamente el estado de salud interno de una persona. Por ello, es fundamental contar con un experto en psicología que escuche nuestro caso y realice un seguimiento basado en nuestro bienestar.

Tratamientos del TCA

El tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) generalmente implica una combinación de enfoques médicos, nutricionales y psicológicos. Es importante destacar que la elección del tratamiento puede depender del tipo específico de TCA, la gravedad de los síntomas y las necesidades individuales y de la familia. Destacan los siguientes tratamientos con evidencia para tratar los TCA:

  • Terapia Cognitivo-Conductual (TCC): La TCC puede ayudar a cambiar la forma en que una persona percibe su cuerpo, la comida y las emociones relacionadas con la alimentación.
  • Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT): La ACT se centra en aumentar la aceptación de las experiencias internas (pensamientos y emociones) y comprometerse en comportamientos que estén alineados con los valores personales. Puede ser beneficioso para mejorar la flexibilidad psicológica y reducir la evitación de experiencias.
  • Terapia Familiar (TF): La terapia familiar es importante, especialmente en casos de adolescentes con TCA. La TF involucra a la familia en el tratamiento, ayudando a comprender y abordar patrones familiares que puedan contribuir al trastorno.

Si tienes alguna consulta sobre trastornos de la conducta alimentaria o su tratamiento, contacta con el equipo de Gravity. En nuestra clínica estaremos encantados de resolver cualquier duda que tengas y ayudarte a mejorar tu salud.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *