¿Qué es el hombro congelado o capsulitis retráctil del hombro?

 

 

La patología de “hombro congelado” o técnicamente conocida con el nombre de “capsulitis adhesiva”, es un tipo de lesión de hombro que se caracteriza principalmente por la pérdida progresiva de movilidad en la articulación de hombro y la presencia de dolor en todos sus planos de movimiento, activos y pasivos.

Esta lesión se desencadena por un proceso inflamatorio que acaba generando rigidez en la cápsula articular con pérdida progresiva de movilidad y aumento de dolor de hombro.

 

hombro congelado

 

Presenta una incidencia de lesión del 5% en la población, afectando a personas con edades comprendidas entre 40 y 50 años, especialmente en mujeres, además de ser una de las patologías, que acaban desarrollando en el hombro contrario.

 

Causas del hombro congelado

Entre los Factores de riesgo que se han relacionado con la aparición de la capsulitis
adhesiva, encontramos:

F. Intrínsecos: (enfermedades propias del hombro)
o Calcificaciones
o Bursitis /tendinopatías del manguito rotador
o Patologías del bíceps
o Hernias cervicales

F. Extrínsecos: (enfermedades externas al hombro)
o Fracturas de húmero o clavícula
o Atrapamientos o compresiones nerviosas
o Accidentes cerebrovasculares
o Inmovilización tras una operación

F. Sistémicos: (enfermedades que afectan a todo el organismo)
o Diabetes
o Párkinson
o Hipotiroidismo
o Trastorno de la glándula tiroides
o Enfermedades cardíacas
o Enfermedades autoinmunes
o Predisposición genética

A pesar de todos los factores expuestos anteriormente, existe la probabilidad de sufrir
una capsulitas adhesiva de origen desconocido.

 

Síntomas del hombro congelado

Dicha patología sigue un proceso lento e insidioso de aumento de dolor y rigidez. Dentro de los síntomas mas característicos, podemos encontrar:


• Pérdida exagerada de la movilidad pasiva y activa hacia todos los rangos de
movimiento.
• Incapacidad para elevar el brazo de frente, separarlo lateralmente del cuerpo,
rotarlo interna o externamente y para extenderlo hacia detrás.• Dolor generalizado por toda la articulación del hombro.
• Picos de aumento de dolor nocturno que les dificulta o les impide conciliar el
sueño, ni apoyarse sobre el hombro afectado.
• Falta de fuerza muscular que le incapacita las actividades de la vida diaria.

Diagnóstico y tratamiento del hombro congelado

El diagnostico de hombro congelado es principalmente clínico, donde los síntomas del paciente (comentados anterioremente) nos harán sospechar que sufre dicha patología. Pruebas radiológicas como ecografía, radiografías o resonancias magnéticas servirán para descartar otras patologías y confirmar nuestra hipótesis clínica.

El hombro congelado, es una de las patologías de hombro, cuya recuperación, requiere entre 14 y 30 meses de duración. A lo largo de los cuales, cursa con diferentes estados de evolución, hasta llegar a revertir completamente.

 Periodos de evolución: 

Fase inflamatoria (2 a 9 meses): el hombro se vuelve poco a poco mas rígido y aparece un dolor intenso e inespecífico en todas las direcciones de movimiento, que se intensifica por la noche. Más dolor que rigidez. Presencia de neovascularización. 

Fase de rigidez (4 a 12 meses, siguientes de la fase inflamatoria): destaca la perdida exagerada de rango articular en todas las direcciones de movimiento. Más rigidez que dolor. 

Fase de resolución o “deshielo” (puede llegar a durar 2 años): recuperación progresiva del rango articular y disminución completa del dolor. 

El tratamiento, dependerá de la fase de “deshielo” en la que se encuentre el paciente, priorizando más técnicas orientadas a disminuir el dolor si se encuentra en una fase inflamatoria, o técnicas mas orientadas a ganar rango articular si se encuentra en una fase de rigidez. Sin embargo, el principal factor que tenemos que tener en cuenta, es el tiempo. Un hombro congelado es una patología muy duradera y las fechas son orientativas. 

En cuanto a técnicas de fisioterapia que podemos utilizar para mejorarlo, encontramos:

 – TERAPIA MANUAL

 Ejercicios físicos, pasivos y activos, donde buscamos restablecer la movilidad y la funcionalidad del hombro. Dentro de la terapia manual, se incluyen ejercicios de movilización (Maitland, Mulligan..), estiramiento y fortalecimiento. – INDIBA – Mediante la técnica de INDIBA, buscamos reblandecer el tejido capsular, reducir el dolor y controlar la inflamación por medio de ondas. De esta manera, conseguimos estimular las fibras dañadas, lubricar la articulación y mejorar la funcionalidad del hombro.

 – ELECTROLISIS PERCUTANEA

 La técnica de Electrólisis Percutánea busca, mediante la aplicación de la electroterapia, romper la fibrosis capsular y reblandecer los tejidos que engloban la articulación de hombro. Las técnicas conservadores suelen ser eficaces para mejorar el dolor y restablecer la movilidad del hombro, sin embargo, en ocasiones es necesario ayudarse de técnicas mas invasivas, como:

 – INFILTRACIONES – 

Las inyecciones de corticoides son un medicamento antiinflamatorio que se introduce directamente en la articulación para ayudar desinflamarla. 

ARTROSCOPIA

 Los procedimientos quirúrgicos irán orientados a estirar y liberar la causal articular, que se ha vuelto fibrótica y rígida.

MANIPULACION BAJO SEDACION – 

Bajo sedación, el médico fuerza el hombro en rangos articulares extremos con el objetivos de estirar la cápsula articular y el tejido cicatricial.

¿Cómo prevenir el hombro congelado?

Es difícil que el paciente sea capaz de identificar si esta sufriendo un “hombro congelado”. Al aparecer el dolor y la rigidez de forma progresiva, el paciente se va acostumbrando y lo va tolerando hasta que acude al fisioterapeuta por sentir mucha limitación e impotencia. 

 Lo aconsejable, es acudir al especialista para que lo diagnostique cuanto antes y empezar un tratamiento orientado a evitar perder rango articular y mantener la fuerza y la funcionalidad del hombro.

 En ocasiones, no es posible frenar la patología, sin embargo, cuanto antes se identifique y se comience un tratamiento preventivo, menos fuertes eran los síntomas y mas rápida será la recuperación.

 

¿Qué no hacer si tengo el hombro congelado?

Es importante conocer la etapa en la que se encuentra el hombro, pues si el paciente está en una etapa de mucho dolor, si lo forzamos, lo único que vamos conseguir es irritar mas la articulación y empeorar los síntomas.

 Existen pocas contraindicaciones para abordar esta patología. Lo único que hay que evitar, es aceptar que vaya aumentando el dolor y la rigidez del hombro, y no ponerle solución. Esta lesión lleva su evolución, y podemos intentar ralentizar, en la medida de lo posible, que los síntomas no sean tan intensos y acortar los periodos de tratamiento, pero solo el tiempo permitirá ir recuperando su funcionalidad. 

 En Gravity somos especialistas en el diagnostico y abordaje de las patologías de hombro, si crees que el dolor que sientes, es parecido al descrito anteriormente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *