Las fases del duelo: comprender, afrontar y superar la pérdida de un ser querido

 

 

El duelo se puede definir como el proceso de adaptación por el que pasa una persona que ha sufrido una pérdida. Así, este proceso no se limita a la muerte de un ser querido sino que puede surgir en respuesta a cualquier pérdida significativa como mudarse de casa o dejar un trabajo.

Las 5 etapas del duelo

Transitar un duelo requiere de tiempo y no se puede acelerar la experiencia. Es cierto que no existe un tiempo determinado para que la persona elabore el duelo, ya que este varía de persona a persona y no sigue una trayectoria lineal. Sin embargo, la psicóloga Elisabeth Kubler-Ross propone 5 fases por las que la persona que vive un duelo transitará:

 

1. Negación

Cuando alguien enfrenta la pérdida de un ser querido u otra forma de pérdida, la reacción inicial tiende a ser la negación de la realidad de la situación. La negación implica rechazar lo que ha ocurrido o la verdadera naturaleza de la situación experimentada. Esta respuesta inicial es temporal, nos paraliza y nos lleva a evadir los hechos. No implica negar la realidad de la muerte o pérdida, sino más bien experimentar una sensación de incredulidad al pensar que ya no veremos a la persona querida.

2. Ira

Cuando ya no es posible negar u ocultar la pérdida empieza a surgir la realidad de la situación y su consiguiente dolor. Aunque los sentimientos estarán presentes con diferentes intensidades a lo largo de todo el proceso de duelo, es en esta fase donde la ira se vuelve prominente, dirigiendo ese enojo hacia el ser querido fallecido, hacia nosotros mismos, hacia familiares, amigos, etc.

 

3. Negociación

Durante esta fase, surge la esperanza de poder aplazar o evitar la muerte o de negociar el regreso de alguien que ha fallecido. Esta etapa puede manifestarse antes de la pérdida. Se dedica parte del tiempo en pensar en que cosas podrían haber hecho diferentes los dolientes para evitar la muerte. Las intenciones de volver atrás en el tiempo es un deseo muy recurrente en esta etapa para así haber reconocido a tiempo la enfermedad o evitar que el accidente se produjese.

 

4. Depresión

En esta fase la persona en duelo comienza a comprender la realidad de la muerte y puede llegar a aislarse socialmente. La tristeza, la incertidumbre y el miedo ante lo desconocido aparecerán en esta etapa. La persona sentirá que se preocupa demasiado por cosas que no tienen tanta importancia, mientras que el hecho de levantarse cada día de la cama se considera como una tarea muy complicada. Es importante considerar que la depresión que se vive en este proceso de duelo no es sinónimo de sufrir un problema psicológico.

 

5. Aceptación

Este momento implica reconciliarnos con la pérdida y darnos la oportunidad de vivir a pesar de la ausencia del ser querido. En esta etapa, aceptamos la realidad de que nuestro ser querido se ha ido físicamente, comprendiendo que viviremos sin él de aquí en adelante. Aprender a convivir con esta pérdida implica crecer a través de nuestras experiencias y emociones. Empezamos a invertir nuestras energías en nuestras amistades, familiares y en nosotros mismos entablando una relación distinta con la persona fallecida.

 

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Superar la muerte de un ser querido conlleva adaptarnos y transitar la realidad de un mundo en la que la persona fallecida ya no existe físicamente. Algunas sugerencias que ayudan a que el duelo no se convierta en un proceso patológico son:

  • Permítete sentir y expresarte. Durante el duelo es normal experimentar una amplia gama de emociones como la tristeza, la ira o la confusión. Permítete sentirlas sin juzgarlas. Es posible que también te ayude hablar con familiares y amigos o escribir sobre el proceso de duelo.

  • Cuida de ti mismo y déjate cuidar. El duelo puede ser agotador tanto emocional como físicamente. Asegúrate de cuidar de tu salud física y mental. Intenta retomar buenos hábitos y aceptar ayuda de amigos o familiares.

  • Encuentra maneras de recordar, crea rituales o actividades en memoria de tu ser querido.

¿Cuándo debo pedir ayuda para superar un duelo?

Buscar la ayuda de un psicólogo puede ser beneficioso cuando estás experimentando dificultades en tu día a día en relación al duelo. Algunos situaciones que pueden alertar de la necesidad de consultar con un profesional son:

  • Existen problemas para aceptar la realidad de la pérdida.
  • La persona experimenta comportamientos autodestructivos, como el consumo de sustancias o la falta de un cuidado básico.
  • Las emociones que se viven son desproporcionadas y se mantienen en el tiempo.
  • La persona tiene dificultades para hacer frente a las demandas de su vida cotidiana.
  • Aparecen problemas de sueño o alteraciones en el apetito.
 

¿Qué es la terapia de duelo y cómo puede ayudarte?

La terapia de duelo es un tipo de terapia enfocada cuando aparece una complicación del duelo. Tiene como objetivo que la persona pueda expresar las emociones relacionadas con la pérdida, se adapte a su vida después de una experiencia tan dolorosa y afronte los cambios en sí misma y en su entorno tras lo sucedido.

Te ayudamos a superar las fases del duelo desde nuestra clínica. Reserva una cita con nuestros psicólogos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *